Bar Facal: Gastronomía, tradición y cultura en el Centro de Montevideo

Bar Facal

Ubicado en la tradicional esquina de 18 de Julio y Yí, el bar Facal es el más antiguo de la zona del Centro y un referente gastronómico y turístico. Con su icónica fuente de piedra volcánica instalada sobre la esquina en el año 2005, el bar atrae a turistas y locales con su romántica leyenda que asegura el amor eterno para aquellas parejas que amarren un candado a su reja y pierdan la llave. De cumplirse la leyenda, las parejas regresarán al bar y a su fuente, que por otra parte, es el punto más fotografiado del Centro.

Decorado en un estilo clásico, Facal es un típico bar Montevidean con su estética siempre cuidada y embarcado actualmente en una renovación de fachada y de las comunicaciones exteriores, pero siempre manteniendo el estilo que lo caracteriza.

El bar se extiende hacia la vereda aprovechando el proyecto de ensanchamiento de la IMM, que les permitió instalar una zona de deck (toda una novedad en su momento), primero sobre la calle Yí y luego sobre 18 de Julio, donde se ubican los espacios techados con mesas para quienes deseen sentarse afuera.

Una particularidad que distingue a Facal de otros bares montevideanos es el kiosco ubicado en la esquina, donde se expenden helados durante los meses calurosos y los deliciosos churros de la casa en los meses fríos, para que quienes no tienen tiempo de sentarse a disfrutar de una sabrosa pausa, puedan hacerlo al paso.

La historia de este bar tradicional es larga y se remonta a 1882, año en que la familia del actual propietario, Federico Celsi, adquirió la tradicional esquina, donde instalaran una fábrica de chocolates y dulce de membrillo. El local se arrendó y el bar se inauguró como “El Facal” hace 70 años, retornando a la familia propietaria del lugar hace 30 años.

Facal se precia de ofrecer algunas exclusividades en su menú, como los chivitos de lomo, las pizzetas preparadas en el momento en su horno de leña, con tomates perita italianos, una verdadera delicia. Para la hora del té, sus exclusivos waffles belgas constituyen una tentación difícil de rehusar. Los paladares más tradicionales podrán apaciguar la nostalgia con el incomparable chocolate con churros, único en Montevideo.

A pesar de tanta delicia, el plato más solicitado continúa siendo el sándwich caliente y en Facal se prepara con la misma dedicación que los platos exclusivos, con dos tipos de queso y abundante manteca, como para que no pase desapercibido.

La cafetería merece una mención especial, ya que no solo es excelente, sino que ha sido elogiada por unanimidad, con sus capuccinos, cortados y expresos de sabor exquisito. Otro punto a mencionar en cuanto a cafetería, son las iniciativas solidarias que Facal promueve como contribución social. El “Café Pendiente” que viene funcionando desde abril de 2013, instancia donde los clientes pueden dejar un café pago para alguien que no cuente con los recursos necesarios para comprarlo.

Y la otra iniciativa, el “Café Solidario”, que lleva cuatro ediciones y que se realiza en conjunto con otros establecimientos del Centro y Ciudad Vieja, donde todo lo recaudado en ese día por la venta de cafés se destina al Hospital Maciel. Esta iniciativa surgió como propuesta del Grupo Centro, al cual Federico Celsi pertenece, resultando una propuesta solidaria que goza de un gran apoyo por parte del público.

Amén de todas las cualidades mencionadas, cabe destacar el respeto y la cordialidad del personal de este bar, que le han valido la preferencia de personalidades de todos los ámbitos que llegan a disfrutar de su ambiente relajado e íntimo, sin temor a ser molestados, como si fuesen cualquier ciudadano anónimo.

Sin dudas son muchas las razones que han convertido a Facal en un ícono de la gastronomía montevideana y lugar de referencia para turistas que llegan buscando conocer un bar tradicional que les ofrezca los elementos típicos uruguayos, la cocina de excelencia y un ambiente acogedor. Sin olvidarnos de los shows de baile de tango que se ofrecen todos los mediodías de lunes a sábados, donde los comensales pueden disfrutar de forma gratuita de un espectáculo tanguero de gran nivel, exponente de las mejores tradiciones culturales uruguayas. Sumemos a esto el encanto de su romántica fuente y tendremos un lugar imperdible tanto para turistas como para montevideanos.

Facal se ubica en 18 de julio 1249, esquina Yí. Por reservas, comunicarse al (598) 29087741.